Las cisternas y tinacos proporcionan agua para una variedad de usos, como beber, cocinar, lavar, bañarse, limpiar el inodoro y usos comerciales. Cada uso se verá afectado negativamente si hay un suministro inadecuado de agua limpia.

Un volumen excesivo de agua puede resultar en la pérdida de cloro residual y permitir la propagación de bacterias, mientras que un tanque con agua cristalina puede promover el crecimiento de algas.

Algunas recomendaciones de mantenimiento son:

Inspección alrededor de la cisternas y tinacos. El área alrededor del tanque debe estar limpia y libre de escombros, contaminantes, etc.

Verifica que la tapa está en su lugar y que este firmemente sellada.

Verifica que no haya daños en la tubería.

Verifica que no hay incrustaciones, no hay contaminación por óxido.

Verifica que no hay sustancias extrañas presentes.

Verifica que no hay algas en crecimiento.

El mantenimiento debe ser implementado por técnicos capacitados.

El cuidado y el mantenimiento adecuados de cisternas y tinacos se realizan mejor con la ayuda de técnicos capacitados. Si necesitas saber más sobre el tema no dudes en comunicarte con TUCESA.